Buscar en este blog

martes, febrero 17, 2015

DISECCIÓN DEL BULLI

Sobran más palabras
El genio, lo hizo. Volvió a sorprender en lo más alto de su éxito
Cerró el restaurante y abrió las puertas del proceso creativo que hizo posible el sueño

Cuantificando cada dato
Cada detalle atesorado en 25 años 
Recibiendo comensales que sabían estar pisando un trocito de historia
Vajilla creada ex profeso para ensalzar, acoger y exaltar la revolución gastronómica
Un laboratorio de ideas a pleno rendimiento listo siempre para sorprender

Hoy paseé entre los paneles de la exposición que 

La exposición expone papeles, fotos, recortes de prensa, utensilios de cocina, recetas, inspiraciones y creaciones que formaron parte de la historia del restaurante
que, desde Cala Montjoi, irradió innovación gastronómica durante
 un cuarto de siglo. 

Pero esa es la parte, digamos, fetichista, que no es, ni de lejos, la más interesante...más bien al contrario, la más prescindible de un interesante entramado expositivo que arranca tras esos muros entregados a la nostalgia.

Aquí lo mejor no es la cocina (siendo sublime lo que un restaurante como elBulli consiguió). Aquí lo que "es de mojar sopas", son los gráficos, los esquemas cargados de conceptos y palabras que explican el desarrollo creativo que hicieran que el Bulli se convirtiera en ese lugar de referencia, ese faro gastronómico de innovación mundial.

Es apasionante mirar los papeles viendo cómo de un ingrediente, se evoluciona a la forma, la representación, la deconstrucción y la reconceptualización, hasta conseguir el resultado final, una síntesis increíble de ideas, inspiraciones, evocaciones e innovaciones con las que Adriá se atrevía a emplatar conceptos tan efímeros como el "Deshielo"...

Interesantísimo el desarrollo de este fascinante work in progress que deja con la boca abierta, lista para degustar, (con todos los sentidos expectantes) el último bocado. 
Manjar de Adriá...

1 comentario: