Buscar en este blog

viernes, diciembre 23, 2016

MADERAS DE DERIVA




Es un día raro para mostrar un nuevo trabajo...
Pero es el día que he podido,
y lo cierto es que ahora estoy contenta de que haya
coincidido finalmente en este día raro para hacerlo.

Es una colección de piezas únicas 
que he elaborado a partir 
de maderas que recogí a la orilla del mar. 

Devueltas a tierra después de horas, días y años de viajes.
Nadie sabe cuántos, ni desde dónde llegaron hasta mis manos. 
Algo que a mí me fascina.

Las presenté en la charla que di 
hace sólo unos días en Orense

Una colección que
está llena de historias 
que ni yo misma sé. 

A mí, cada trozo de madera
me contó a los dedos y a los ojos 
una historia que, después yo, he querido 
narrar así, con estas piezas. 

A vosotros, es probable que os cuenten otras.  
Pero lo que está claro es que estas maderas hablan.

Están hechas de muchas capas
de historia y de viajes por océanos. 
Me gusta no saber nada de ellas
y sin embargo sentirlas tanto.

Como una bucanera al rescate de un pecio 
del que han ido saliendo tesoros inventados. 

En ellas hay pan de oro y plata, 
diamantes en bruto, granates y rubí.

Lo que el mar me entregó,
cobra nueva vida en esta


FELIZ NAVIDAD


2 comentarios:

  1. Orgullosa de tener tu perro, que ya es mío, y que me ha hecho recordar tantas leyendas de nuestra Cuca...

    ResponderEliminar
  2. La vida es un constante naufragio, aunque esas maderas parecen insinuar que hay una vida después... siempre que los restos del naufragio caigan en las manos adecuadas. Merry Xmas!

    ResponderEliminar