Buscar en este blog

miércoles, agosto 31, 2011

MEDITERRÁNEO

En la red
Y en las guirnaldas de agosto
Las uvas como perlas
Los pimientos, tubos de pintura al óleo
Los balcones vestidos de vacaciones
El cielo limpio, claro
Los patios solemnes e inmensos
Palma de Mallorca
Pincho
Revuelto
Botella al trasluz
Ventanas emplomadas
Míquel Barceló en la Catedral, con su mundo acuático
Los libros, las postales...

...El viaje

jueves, agosto 18, 2011

DE ARRIBA ABAJO

Rompeolas cubista 
Playa boscosa
Roca egregia
Flor proteínica
Mar condensado
Caverna
Acantilado
El sol rompiendo el cielo en una bandera
Que se refleja en el mar
y en cualquier brillo capaz de atrapar su aura

Del sol en lo más alto en la playa de Frexulfe al momento en que cae en el horizonte desde Luarca. 
La luz, siempre la luz, y el fascinante juego de colores que engendra

miércoles, agosto 17, 2011

POSTAL ES

Color y disposición
Presenciando la ausencia
Antes y ahora
El anciano que tiende la ropa
La ropa misma soñando
Dibujando, un modo más de mirar
Desde la propia atalaya

Por las ventanas abiertas de las casitas coloreadas de Cudillero, asoman caras de ancianos solitarios mirando la animación del puerto. Mis ojos se detienen en una mujer asomada a su propio balcón interno. Su cuerpo está en la ventana, pero su mente, viaja muy lejos... 
Unas casas más allá una señora bien cardada observa el trajín de turistas mientras un hombre, en una ventana de más abajo, tiende afanoso la colada...

Lo grande, en lo más pequeño. 

martes, agosto 16, 2011

ORIGEN


Si el amanecer te pilla con los ojos abiertos
Y te recibe con esto
No puedes dejar de agradecer a tu insomnio
Y libar la impresionante paleta en la que se ha convertido el cielo 
como los insectos liban la flor
Hay en Asturias una especie de primavera perenne
Hecha de agua y flores silvestres
Muros que declinan
Piedras que atesoran todos los mugidos del océano

Embravecido y quieto
Sus latidos de ser vivo
Y los rescoldos de clorofila abandonados sobre la orilla

Esencia asturiana
Paisajes desnudos, de cara lavada.
Portentosos sin artificios ni alharacas.
Hechos de lluvias que edifican bosques que van a encontrarse con el mar,
 sellando así el flujo constante de vida, de agua.