Buscar en este blog

martes, diciembre 20, 2016

LA EMPATÍA

Hablando ante una atenta audiencia
Contando esta vida río que va a parar del periodismo al diseño
Y a la elaboración de joyas
Que tratan de comunicar cosas
Arropada por el jazz que mana de estos cuadros de Mayte Diz 
En un lugar fascinante como es El Cercano. Aquí con Moncho, su creador visionario
Presentando estas "maderas de deriva" como allí mismo, poéticamente, 
me las rebautizaron
Abordando aspectos que hablan de todo eso y que, básicamente, 
Sólo hablan de uno mismo
Acompañada por la bellísima Ana
Que lució mis joyas entre los presentes 
para que pudieran observarlas de cerca.

Gracias

Fue una noche de sensaciones,
en las que hablé de mi trayectoria. 
Del Periodismo al Arte, así como de mi experiencia personal con la Creatividad. 

Hubo debate. Algo que siempre es muy enriquecedor. Aunque ese debate resultara en algún momento abrupto,  también lo fue motivador. 

Lo cierto es que imponía hablar de uno mismo ante una audiencia desconocida y tan próxima. 


Esa emoción incontenible 
que le vino a la voz, a la garganta y hasta a los ojos,
y que le impidió seguir cantando...

Ese gesto con el que, humildemente, se detuvo en mitad de la canción y, 
con una voz casi inaudible,
se excusó ante el distinguido público 
que empezaba a removerse ya en sus asientos, para confesar que estaba muy nerviosa. 

Su honestidad provocó inmediatamente la empatía del público, cuando ella retomó desde el principio la canción que había ido a interpretar, del laureado ausente, Bob Dylan 

Fue único escuchar todos los caballos de su emoción poniéndose  a galopar juntos, permitiéndole, a duras penas,  dar salida a esa voz que todos conocemos, curtida a lo largo de tantos años y de tan innumerables conciertos.

Me conquistó ese quiebro tan bonito 
de una Grande. 

Desde mi minúscula pequeñez, sentí ese gesto como una reafirmación en la belleza que tiene emocionarse y seguir poniéndose nervioso con todo aquello que a uno de verdad le importa. Así lo haya hecho, como Patti Smith, mil veces antes en situaciones similares. 

Y así es como esta crónica se ha convertido también en un artículo río, como la propia vida, y como el periodismo, lleno de asociaciones. También de empatía, algo de lo que hablé mucho en el transcurso de esta charla.

Bienvenida la fragilidad
que muestra que siempre 
es la primera vez
para vibrar con aquello 
que nos hace sentir vivos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario