Buscar en este blog

jueves, diciembre 04, 2014

TODO DORMÍA COMO SI EL UNIVERSO FUERA UN ERROR

La frase es una línea que atrapa, 
sacada del maravilloso "Libro del desasosiego"
de Fernando Pessoa. 

Con ella la artista Roni Horn presenta 
en el Caixaforum de Madrid esta exposición 
sobre la identidad y el entorno;
la sutileza de los cambios que se producen 
en uno mismo y en los escenarios que acogen nuestra vida.

Estaciones climatológicas que no son sino eco de estados anímicos.

Una nueva comprobación de aquella sabia máxima con la que Heráclito
sentenciara que: "nunca podemos sumergirnos dos veces en las mismas aguas"

La foto está tomada en el espacio interactivo de la exposición.
Un fotomatón que invita al juego. 
La sucesión de instantáneas de un mismo rostro
que parece modificar su expresión 
desde la imagen congelada
con la mera incorporación de una línea inesperada de texto
que, de repente, aparece sobreimpresa bajo el retrato.

El que observa la foto y lee esa línea 
siente cómo la cara cambia, 
como adecuándose al nuevo sentido que le imprime la frase.

Al ritmo que nuestra mente yuxtapone el texto a la cara, 
el rostro que está delante parece cobrar nuevos matices...

Cambió el agua...

No hay comentarios:

Publicar un comentario