Buscar en este blog

lunes, septiembre 19, 2011

EL COLOR DE LA NOCHE

Neón
Ojo
Rojo, Azul
 
Sí, No
¡Venga!
Ültima sesión
Faro en la obra
Rincón
Pecera
Y red

De las oscuridad salen destellos luminosos. 
Colores saturados pintan la noche del color de los caramelos sin papel de celofán.
Es el momento en el que, en una ciudad como ésta, uno puede volver a escuchar sus propios pasos sin esfuerzo. 
Ese momento. 
Rasgado por el foco inquisitorio de farolas fisgonas capaces de destapar hasta lo invisible... Como esa tela de araña; tejida para ser discreta y que, de repente y con desgana, se muestra.

3 comentarios:

  1. No se realmente una ciudad hasta que se camina por ella de noche, a la luz de las farolas.
    Precioso texto.

    ResponderEliminar
  2. Una maravilla de fotos y comentarios

    ResponderEliminar
  3. capturadora insaciable de pedacitos anónimos de belleza!!!

    ResponderEliminar